Translate-Traduzca-Traduire-Übersetzen-Перевести-翻译 - 翻译-Traduzir-翻訳 - 翻訳-

Buscar en este blog

viernes, 17 de septiembre de 2010

México: Porfirio Díaz posicionó a México con el Centenario en 1910


Todo estaba listo para que, desde Palacio Nacional, el general Porfirio Díaz iniciara los festejos del Centenario de Independencia de México.

Pero no sólo eso, las fiestas patrias eran el momento clave para que el caudillo del pueblo intentara posicionar a México, ante los ojos de otros países, como un país confiable para invertir.

Ante tal conmemoración, los preparativos iniciarían desde tres años atrás con la creación de la Comisión Nacional del Centenario de la Independencia, encabezada por los más destacados miembros del gobierno porfirista.

La principal característica de ese mes fue la inauguración de varios edificios, monumentos, avenidas, instituciones, exposiciones, símbolo de un país moderno, entre ellos destaca la Columna de Independencia, el Hemiciclo a Juárez, la Universidad Nacional, el Hospital de la Castañeda, la colocación de la primera piedra de la nueva cárcel general de San Jerónimo y la Escuela Normal para Profesores, por mencionar algunos.

Hubo monumentos donados por otros países: el de Pasteur donado por Francia; el del barón de Von Humboldt, donado por Alemania; el de Garibaldi, por Italia; el de Washington, por Estados Unidos.

Representantes de Alemania, España, Estados Unidos, Francia, entre otros, fueron invitados al festejo. Aproximadamente 36 embajadores estuvieron presentes, además de invitados especiales como el Marqués de Polavieja, de España; el excelentísimo señor Karl Büns acreditado como embajador especial del imperio alemán; por Italia la comitiva estuvo integrada por el excelentísimo señor Alfredo Capece Minutolo, Marqués di Bugnano como embajador especial quien venía en compañía de su esposa la señora marquesa di Bugnano y el barón Yasuya Uchida, emisario personal de Mutsuhito, primer emperador de la monarquía constitucional de Japón, entre otros.

Jueves 15 de septiembre de 1910; todo listo para la gran fiesta. El glamour de todo un mes.

El racismo era evidente. Todos los empleados a las órdenes de los invitados de honor tendrían que ser de tez blanca.

Del primer cuadro de la ciudad fueron expulsados por los guardias especiales los mendigos y todos los que no vistieran apropiadamente.

Desde las nueve de la mañana inició el día con el desfile histórico que representaba, a decir de los organizadores, las tres épocas de la historia de México: la Conquista, la dominación española y la guerra y consumación de la Independencia.

Los fuegos pirotécnicos iluminaron por la tarde-noche el Zócalo.


fuente: la cronica