Translate-Traduzca-Traduire-Übersetzen-Перевести-翻译 - 翻译-Traduzir-翻訳 - 翻訳-

Buscar en este blog

jueves, 4 de noviembre de 2010

Guerra de Divisas?

¿Qué está pasando? Aunque los especialistas no quieren llamarle "guerra", sí reconocen que los tambores están sonando y las tropas se están moviendo. Especialmente China, Estados Unidos y ciertos países de la Eurozona, están jugando el suma cero ("zero sum game") con el valor de sus monedas donde uno tiene que perder para que el contrincante pueda ganar.


Estados Unidos está pasando por un periodo de ajuste porque estaba viviendo por encima de sus posibilidades. El exceso de gastos del consumidor hizo que sobrepasara el ingreso por mucho. Ahora Estados Unidos entra en una fase de más ahorro y menos gastos. Esto hace que el consumo caiga. Si tienes una demanda cayendo, ¿dónde buscas crecimiento? Exportando. Para exportar necesitas una moneda más barata que las otras para que a los otros le sea más económico comprar lo que produce Estados Unidos. Por eso, la Reserva Federal sigue llenando la economía de dólares.

Pero China no quiere. No le conviene que el dólar pierda valor. ¿Por qué? su moneda se apreciaría, las exportaciones caerían – su fuente de divisas-, sería más costoso invertir en China, lo obligaría a aumentar el consumo interno y bajar el ahorro. Por eso, China pelea por mantener su valor del yuan depreciado y sigue comprando deuda norteamericana para mantener el dólar alto.

O sea, tienes a Estados Unidos que quiere bajar el valor y China que quiere mantenerla baja.

Otros países, que compiten con China, están devaluando también su moneda para no verse afectados por la competencia del grande asiático.

Entonces tienes a Estados Unidos bajando el valor del dólar. China bajando el yuan; Japón no se queda atrás y baja el yen. ¿Quién se afecta? El euro. El problema es que los países como Grecia, España, Portugal, Irlanda e Italia no les convienen un Euro apreciado porque ellos necesitan exportar para salir de sus problemas económicos internos. Si el precio del euro sube, ellos venderían menos. Entonces entran los europeos a pelear por su moneda para que no se aprecie.

En esta guerra de divisas ninguno quiere perder.

Esperemos que esta guerra no se escale a una comercial. La historia nos dice que en la década del treinta del siglo anterior, las consecuencias de una similar no fueron nada positivas.


fuente : La opinion