Translate-Traduzca-Traduire-Übersetzen-Перевести-翻译 - 翻译-Traduzir-翻訳 - 翻訳-

Buscar en este blog

viernes, 26 de julio de 2013

Rembrandt van Rijn


fuentes:
http://www.lavozdegalicia.es/
http://www.youtube.com


La historia del arte considera al pintor holandés, uno de los mayores maestros barrocos de la pintura y el grabado, siendo el artista más importante de la historia de Holanda. Nacido el 15 de julio de 1606 en Leiden (Holanda), el maestro de las luces y las sombras pinta doodle del popular buscador.

Ante una obra de Rembrandt van Rijn exclamó Van Gogh: «Hay que haber estado muerto varias veces para pintar así». Y es que Rembrandt van Rijn es el pintor más notorio de la historia holandesa ya que firmó obras inmortales y de gran valor universal.

Rembrandt van Rijn fue el noveno hijo una familia acomodada holandesa, su padre era molinero y su madre la hija de un panadero. Rembrandt van Rijn asistió a la Escuela Latina y en 1620 se matriculó en la Universidad de Leiden. Pero solo un año más tarde decidió abandonar los estudios universitarios e iniciar un aprendizaje artístico en su ciudad natal, bajo la tutela del pintor Jacob van Swanenburgh, en cuyo taller permaneció tres años.

Entre 1624 y 1625 Rembrandt van Rijn continuó su formación en Amsterdam, en el taller del pintor de historia Pieter Lastman, y en 1625 regresó a Leiden, ya como maestro independiente, donde abrió un taller junto con el pintor Jan Lievens, al que había conocido en el estudio de Lastman. Desde 1628 comenzó a admitir alumnos en su taller, entre ellos a Gerrit Dou e Isaac Hendrick.

Rembrandt van Rijn no tardó en contar con una amplia clientela. Durante los años de Leiden, su arte evolucionó desde unos inicios de colores brillantes y gestos grandilocuentes hacia una creciente afirmación del claroscuro que marcó su obra con una personalidad destacable y le sirvió de medio de expresión. El sabio empleo que hizo el artista holandés de esta nota tan típica del Barroco es lo que confiere a su obra una fuerza y una personalidad indiscutibles. Ya en época temprana, hacia 1630, el claroscuro se convierte en el más poderoso medio de expresión del pintor, tal como evidencian obras como Sansón traicionado por Dalila y La presentación de Jesús en el templo

Después de la muerte de su padre, en 1630, Rembrandt van Rijn abandonó Leiden para instalarse en Amsterdam, donde se asoció con el marchante de arte Hendrick van Uylenburgh, quien le proporcionó encargos, especialmente retratos. En 1632 realizó una de sus obras más famosas, La lección de anatomía del doctor Tulp, que alcanzó un enorme éxito. Su situación económica, bastante próspera por aquellos años, mejoró sustancialmente al contraer matrimonio, en 1634, con Saskia van Uylenburgh, sobrina de su socio y miembro de una acaudalada familia. Esta etapa de prosperidad culminó con un importante encargo para el Kloveniersdoelen (Cuartel de la Guardia Cívica): La ronda nocturna.

A la inicial época de bonanza económica en el matrimonio, siguió una fase de dificultades en la que la pareja vio morir a tres de sus cuatro hijos. Finalmente, en 1642 falleció Saskia. Los dibujos de Rembrandt van Rijn del lecho de muerte de su esposa son imágenes profundamente conmovedoras.

Rembrandt van Rijn inició entonces una nueva relación con Hendrickje Stoffels, su sirvienta, quien también se convertiría en una de sus modelos, con la que tuvo una hija. Los reveses económicos se sucedieron, Rembrandt siempre vivió por encima de sus posibilidades, hasta que en 1656 se vio obligado a subastar todas sus pertenencias (casa, colecciones de arte, etc.). El impacto social fue tal que la sociedad de pintores de Amsterdam adaptó su reglamento para que los artistas en una situación económica precaria no pudieran comprar y vender obras. La única solución que encontrarón para esquivar la prohibición fue que su hijo Titus y Hendrickje abrieron un taller propio, en el que Rembrandt figuraba como un trabajador más.

La vida de Rembrandt van Rijn estuvo siempre llena de escándalos y desgracias. Stoffels murió en 1663, su hijo Titus en 1668 y Rembrandt falleció once meses más tarde, el 4 de octubre de 1669, en Amsterdam.

Las dos etapas de la vida de Rembrandt van Rijn, la próspera y la adversa, tuvieron reflejo en sus obras, particularmente en los autorretratos, género que el artista cultivó a lo largo de toda su carrera. Mientras que los primeros son alegres, brillantes y un tanto superficiales, los de los últimos años están marcados por un carácter sombrío, sereno, y reflejan una profundidad muy superior.

Rembrandt conoció la obra de Caravaggio y Rubens y a partir de ahí reinventó y marca su propio estilo. Realmente no pretendía copiar si no realizar un trabajo mejor que el anterior, y ese afán de superación es el que en muchas ocasiones le llevó a ir en contra de la moda. Su originalidad radica en que sus experimentos eran desobedientes y completamente libres.

Rembrandt van Rijn realizó retratos de todo tipo: colectivos, individuales, religiosos, paisajes e incluso grabados y dibujos. Todos ellos con un estilo marcado por el claroscuro en el que predominan los fuertes contrastes de luces y sombras y el dramatismo y numerosos detalles que presentan sus escenas gracias a su prodigiosa imaginación. Pero no se limita a dar luz en un lado del rostro para ensombrecer el otro lado. Lo que hace Rembrandt es desarrollar un patrón de luces y sombras. Cuando la sombra aparece en torno a los ojos de sus personajes, da la impresión de que existe una mente pensante detrás del rostro.

Sus composiciones rompen los cánones establecidos al situar personajes en actitudes cotidianas, humanizadas por sus gestos.

Pero además, Rembrandt van Rijn, fue también un mago de la luz natural y el movimiento y su pincel hizo en muchas ocasiones de cámara fotográfica al captar de forma mágica un instante en el tiempo.

Reinventó el canon del retrato, al inmortalizar de forma algo más atrevida a los oligarcas de la casa del canal de Ámsterdam. Su estilo era inconfundible, con un manejo privilegiado del lenguaje corporal y la gran profundidad que retrataba en los rostros humanos.

La primera etapa de la pintura de Rembrandt van Rijn, cuando estaba establecido en Leiden, entre 1625 y 1631, se caracteriza por unas pinturas pequeñas, de temas religiosos. Es en esos años cuando aparecen los primeros grabados, que le dan fama internacional, y cuando pinta cuadros como Judas devolviendo las monedas de plata y El artista en su estudio. Son lienzos en los que el pintor holandés ya empieza a mostrar su interés por la luz y caracterizados por una gran riqueza de detalles.

En la década de los 30 llega su traslado a Amsterdam y con él la introducción de un mayor dramatismo en las escenas bíblicas que pinta Rembrandt van Rijn. Son obras ya de un gran tamaño y con mucho contraste. Es durante esos años cuando surgen El cegamiento de Sansón, La fiesta del Belshazzar, Dánae y, sobre todo, La lección de Anatomía del Dr. Nicolaes Tulp.


En la pintura de Rembrandt van Rijn se aprecia un cambio a partir de 1636 hasta 1650. Empieza a recurrir con más frecuencia a los paisajes, que serán muy sombríos. Cambia el Antiguo Testamento como tema de sus cuadros religiosos, por el Nuevo Testamento. En estos años es cuando recibe el encargo por parte de los mosqueteros de hacer su mayor obra, La ronda de noche. Rembrandt van Rijn no quiere hacer un retrato clásico y decide recoger una escena de acción: los mosqueteros saliendo a una misión. Se trata de una escena diurna, como años después desvelaría una restauración, pero inicialmente fue bautizada como La ronda de noche porque los colores del cuadro están muy apagados. El cuadro sufrió algún percance importante, ya que una parte fue recortada para poder adaptarlo a la pared en la que iba a ser expuesto. En todo caso, el Rijksmuseum de Amsterdam expone además del cuadro, una reproducción a menor escala de la idea original.

En la etapa final de su vida, Rembrandt van Rijn da otro giro a su pintura: abandona los detalles y se vuelve más tosco. Defiende que las obras pictóricas no deben verse de cerca. Los temas bíblicos se personalizan e inicia una larga serie de autorretratos. De esa época es Santiago Apóstol. También aparecen numerosas escenas de hombre y mujeres enamorados y ante Dios. Ejemplo de ello es La novia judía.

Rembrandt van Rijn hizo también muchos grabados durante una parte de vida, hasta que los problemas de dinero lo llevaron a tener que vender el taller de estampación. Aunque al principio sus grabados estabana basados en el dibujo, poco a poco fuerone evolucionando hasta parecerse más a su pintura. También innovó probando a imprimir sobre diferentes papeles. Se cree que Rembrandt probablemente participaba en el proceso de estampación.

En cuanto a los temas de los que tratan los grabados, se parecen mucho a los que dominan su pituran: hay mucho autorretrato y muchas escenas religiosas. Pero, a diferencia de lo que ocurría con su pintura, Rembrandt van Rijn utiliza los grabados para representar escenas eróticas, algunas veces casi obscenas. Muchos de sus grabados se exponen en la actualidad en la casa museo en la que se ha convertido su antiguo domicilio de Amsterdam.

A pesar de las desgracias personales y económicas que sufrió a lo largo de su vida, Rembrandt van Rijn fue algo más que el símbolo de la pintura holandesa, fue el símbolo de la misma sociedad holandesa de su época encarnando los valores de la modernidad, la franqueza, la seriedad y la honestidad como contrapunto a la hipocresía y la retórica de la reinante tradición católica. Sin duda su habilidad a la hora de capturar los efectos de las luces y sombras y la gran ruptura con los caminos de moda en busca de un rumbo mucho más propio ha rodeado toda la obra artística el genio holandés que le ha convertido en uno de los grandes pintores la escuela holandesa barroca y del siglo XVII.